AGUAS!!!

Ana Beatriz Tello

Ana Beatriz Tello El sentir de Gea

Que si era tifoidea o un virus exótico, lo cierto que las náuseas, vómitos y fiebre de los que fueron víctimas los vecinos de la zona 15, fue el tema que inundó las redes sociales. Anteriormente se había informado sobre el llamado ECOCIDIO ocurrido en el rio La Pasión, que provocó la muerte de millares de peces. Recientemente los pobladores de Escuintla denunciaron el desvío del cauce de los ríos Madre Vieja y Achiguate.

Tres casos que evidencian el mal manejo del recurso hídrico en Guatemala, escandalosa alerta para las autoridades, siendo tan crítica la situación del agua en el país y si no toman las medidas pertinentes podrían enfrentarse a una severa y aun mayor crisis.

El uso del agua en Guatemala es anárquico, no existe ley o autoridad que lo regule, nos encontramos con una serie de normas dispersas, sujetas a diferentes interpretaciones. En el Congreso están archivadas iniciativas desde hace más de 10 años.

Se han inventado la Mesa Nacional del Agua, el Gabinete Especifico del Agua y la Política Nacional de Agua con resultados prácticamente nulos, invisibles e inservibles. De reciente creación fue el Plan Sectorial de Ambiente y Agua, suena bonito en papel pero en la práctica no se llega al fondo del problema, ni plantean soluciones para el manejo de las 38 cuencas del país y además no cuenta con los recursos financieros para operativizarlo.

El artículo 127 de la Constitución establece que el aprovechamiento, uso y goce de las aguas debe sujetarse al interés social, también incluye un mandato constitucional a emitir una ley que regule este recurso. Luego de varios intentos, la famosa Ley General de Aguas ni vista ni oída.

¿Quién debería ser el responsable?

Hay diversas propuestas entre las que cabe destacar:

  1. 1. Crear un “ente” específico – en mi opinión esta opción no es viable, es más burocracia.
  2. Que el “ente” esté dentro de las instituciones relacionadas con el tema – sería complejo ver cómo se logra una vinculación legal para que se dé una verdadera coordinación y exista corresponsabilidad entre los actores.
  3. 3. Que sea un ente a nivel local.

Vale la pena poner sobre la mesa otra opción, sería el manejo del recurso a nivel de “cuenca”, para regular y estabilizar la producción del recurso hídrico y, la armonización, uso, aprovechamiento y administración de recurso, tomando en consideración las necesidades de la población y las prácticas productivas procurando el bienestar de todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s