Ambiente/Los Expertos

La indefensión de las mujeres

Justa de Monney Magister en Desarrollo

Guatemala es unos de los pocos países que cuenta con una Ley tan importante como la Ley contra el Femicidio y otras formas de Violencia Contra la Mujer. Estimados lectores y lectoras de esta columna, las y los invito a leer esta importante Ley pues como ciudadanas y ciudadanos no podemos alegar ignorancia de la misma. Esta es una Ley Penal Decreto 22-2008. Esto significa que tenemos 14 años de protección a las mujeres. Pero su aplicación se vuelve tan complicada y difícil, por la poca promoción y conocimiento de la misma.

Otro factor es que la educación hasta el momento, no empodera a las mujeres sobre sus Derechos Humanos irrenunciables. La vida de pareja hasta el momento se sustenta en una serie de mitos y costumbres tan acendradas en la población que no permite a mujeres y hombres tener claridad de sus verdaderos roles: una Mujer, con Derechos y obligaciones y un hombre con Derechos y obligaciones. Pero el caso es que seguimos confundidos.

Cuando una pareja decide unirse en matrimonio, en unión de hecho legal o sencillamente ponerse a vivir juntos. Resulta que con alguna educación, o sin educación tanto el hombre como la mujer, de hecho y por costumbre la mujer se sujeta al hombre voluntariamente. Se pierde la armonía, se pierde la libertad y se pierden los Derechos.

La mayoría de mujeres si estaban estudiando cualquier nivel, abandonan la escuela, algunas hasta renuncian al trabajo e inician el camino de la anulación de sus aspiraciones, pues tratan por todos los medios de no causar ningún sentimiento de descontento de su pareja.

Algunos hombres, apoyan a sus compañeras de vida con hijos o sin ellos y las impulsan a concluir y continuar en sus esfuerzos por superarse, esto generalmente es producto de la educación y de valorar los derechos de hombres y mujeres.

Pero más importante aún es saber que ningún hombre puede reprimir, violentar, abusar, confinar, negar, los Derechos Humanos de las mujeres y menos aún quitarles la vida cuando las mujeres se niegan a someterse a una vida de horror, esclavitud y fuera del apoyo familiar y social.

Un pensamiento en “La indefensión de las mujeres

  1. Las mujeres necesitamos conocer nuestros derechos y solo lo lograremos a través de la educación en los primeros años de nuestras niñas , para crear generaciones que se conviertan en entes promotores y alzar la voz por las que no pueden defenderse.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.