Un planetario y observatorio para Guatemala

 

 

columna-eleonora

Eleonora Poitevin / Paseo Cósmico

Guatemala cuenta con una gran riqueza cultural, con raíces de importantes astrónomos como fueron los Mayas, la cultura Maya se caracterizó por el estudio y desarrollo de las ciencias puras como la matemática pero sobre todo de la astronomía. Como producto de las observaciones y del estudio sistemático del cielo los Mayas inventaron su calendario, que en la actualidad aún sigue demostrando su gran precisión, contamos con observatorios Mayas en diferentes sitios arqueológicos, pero que en la actualidad solamente son destino turístico sin conocer su verdadero significado.

La ubicación de nuestro país en el globo terráqueo situado en la zona tórrida próxima al Ecuador y sumado a las condiciones climáticas, nos permite tener ventanas de cielo y de observación prolongadas, teniendo más de doscientas noches anuales para la observación de los cuerpos celestes por medio de telescopios en algunos departamentos del país, permitiéndonos observar más del 90% de las constelaciones totales de la esfera celeste.

Es increíble que con toda esa cultura y raíces, Guatemala es de los pocos países de Latinoamérica que va quedando rezagado sin tener un planetario o un observatorio público en el cual puedan llegar los niños, jóvenes y público en general a observar el cielo, ah aprender más del universo y sobre todo a conocer de nuestras raíces mayas.

El estudio de los misterios del universo ha jugado un papel importante a lo largo de la historia de la humanidad, estimulando la imaginación del hombre para cuestionarse la posición en la que se encuentra en el cosmos e inspirando al ser humano a mejorar y enriquecer su forma de vida. Los planetarios como herramienta didáctica, centro de divulgación y fomento de la astronomía y ciencias del espacio, pueden contribuir al conocimiento del universo, especialmente en una sociedad urbana en donde las posibilidades de cielos despejados y claros son cada vez más escasos.

Obviamente en Guatemala dentro de la ciudad capital ya esos cielos están cada vez más difíciles de encontrar pero existen increíbles lugares donde se puede aún observar cielos completamente despejados y libres de contaminación lumínica y sobre todo donde es posible observar de forma segura.

La idea está en el aire no hay que dejarla escapar, principalmente buscar las oportunidades para todos aquellos que están interesados en apoyar la causa. En Guatemala se puede hacer y divulgar ciencia. Solo nos faltan las herramientas para motivarla y no es tampoco difícil.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.