Las buenas prácticas, baja inversión con alto impacto

Luis Muñoz

Luis Muñoz Soy eficiente, soy preventivo

En este cambio de autoridades, como ya ha sucedido en los cambios anteriores, siempre surgen los comentarios que es el momento para realizar cambios importantes en la gestión ambiental de nuestro país, por lo que una vez más, es importante ver esta oportunidad para que las personas que vayan a liderar la operación del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, realicen cambios sustanciales que ayuden realmente a que los recursos ambientales sean utilizados de manera responsable por la población.

Si nos enfocamos en el tema del sector productivo y de servicios del país, al día de hoy los procedimientos que las empresas deben cumplir para estar en “orden” y la administración de esa logística legal por parte del MARN realmente no están dando resultados concretos para poder asegurar que el desempeño ambiental de nuestro sector empresarial es de alto nivel.

Presentar un estudio o diagnóstico de impacto ambiental con enfoque correctivo ambientalmente hablando, sin línea base y sin la seguridad que la autoridad le dará seguimiento para verificar que los compromisos se están cumpliendo por parte de la empresa, no sirve de mucho, o de nada. Incluso esta situación es un verdadero desmotivador para el empresario, porque los estudios tienen un costo y todo indica que en la mayoría de los casos es un costo que da por resultado un documento que se archiva en el MARN y en la empresa.

Estos diagnósticos ambientales no deberían ser documentos para tener la tranquilidad que se está en ley, deberían verse como una herramienta técnica en su máxima expresión para la toma de decisiones adecuada en las empresas, que contribuyan a su competitividad y desempeño ambiental, que motive la inversión en tecnologías más amigables con el ambiente, etc.  Las licencias ambientales otorgadas por el MARN no deberían ser un documento que el empresario presenta tal cual puesto de registro de la policía de tránsito o de seguridad, debería ser una herramienta para informar incluso al guatemalteco sobre las empresas que están al día en sus compromisos ambientales.

Definitivamente la gestión ambiental de nuestro país debe verse más allá del clásico enfoque “el que contamina paga”, ya hemos visto que eso no es suficiente, veo al MARN como una institución que además de velar porque tengamos y cumplamos leyes ambientales claras y objetivas, debería ser un real promotor y asesor de la responsabilidad ambiental, un motivador del crecimiento de la fuerza ambiental en nuestros mercados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s