¿Es el éxito de la COP21 un éxito para el planeta?

Alex Guerra

Alex Guera Geo-céntrico

El 12 de diciembre culminó en París la 21 Conferencia de las Partes (COP21) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático entre celebraciones y un sentimiento de esperanza. Sin embargo, dicho éxito no implica automáticamente un éxito para nuestro planeta. Lo que se celebró es que 195 países que forman parte de la Convención finalmente estuvieron de acuerdo en tomar medidas para que el cambio promedio de temperatura se mantenga por debajo de 2°C respecto a los niveles pre-industriales.

Al participar como delegado de Guatemala en la conferencia, pude constatar que no es nada fácil tomar una decisión en ese marco porque las decisiones no se toman por votación sino por consenso, es decir, sin ninguna objeción de alguno de los miembros. Llegar a un acuerdo era necesario puesto que se estaba perdiendo fe en la Convención debido a que se habían tenido años de discusión con escasos resultados.

Algunas personas ya lanzaron la voz de alarma ante el alcance que pueda tener el Acuerdo de París, aduciendo que resolverá una parte minúscula del problema. Uno de ellos es el connotado autor y ambientalista danés Bjørn Lomborg, quien estima que, aún en el escenario más optimista, las reducciones de gases de efecto invernadero (GEI) acordadas en París sólo representará el 1% de las reducciones necesarias para cumplir la meta de temperatura citada arriba. Otro aspecto sobre el cual advierte Lomborg es el alto costo de lograr dichas reducciones pues las energías renovables todavía son altamente costosas.

No obstante, lejos de desanimarnos, lo que debemos hacer como países es priorizar acciones de reducción o captura de GEI que además representen otros beneficios, sobre todo económicos. Un ejemplo puntual que tenemos en Guatemala es el uso de bagazo de caña para producción de electricidad, que hace unos 25 años era un desecho. Hoy por hoy, es una fuente de biomasa con la que se genera alrededor del 15% de la electricidad anual del país, constituyendo una fuente renovable.

El éxito de la COP21 marca el inicio de un proceso para orquestar las acciones globales para mitigar el cambio climático y avanzar en la adaptación a los cambios que se seguirán viviendo. Sin embargo, no debemos esperar a que los problemas se resuelvan a esa escala. A nivel nacional y a nivel local debemos tomar acciones, especialmente para enfrentar los fenómenos climáticos que nos afectan año con año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s